NOTAS

SÍNDROME DEL #OJOCANSADO

Nota Especial Salud – Síndrome del #OJOCANSADO | La fatiga visual aparece cada vez con más frecuencia entre los adultos y jóvenes, un fenómeno que preocupa a los oftalmólogos. Qué es, sus síntomas, sus causas y cómo prevenirla en esta nota.

5 junio, 2017 - EditorDeContenidos
WEB-Encabezado-Especial-ojocansado

El síndrome del Ojo cansado
La patología del Ojo seco o cansado se da cuando la película lagrimal no conserva su estabilidad y provoca: sensación de sequedad, pesadez de los párpados, picazón, enrojecimiento, molestia como arena o pestaña dentro del ojo, dificultad para parpadear, fatiga ocular y hasta visión borrosa o pinchazos. La causa más usual es hacer trabajar el ojo de manera forzada, como se dice comúnmente forzar la vista; y esto sucede cuando pasamos muchas horas seguidas delante de pantallas electrónicas como compus, tablets, smartphones, tele, etc; o cuando leemos con poca luz, lo que provoca un gran cansancio en nuestros ojos.
Otras causas son el exceso de trabajo, el poco descanso o mucho estrés, que sobreexige nuestra visión. Y si además tenemos alguno de los defectos visuales (miopía, astigmatismo, hipermetropía o presbicia) no detectados, corregidos o tratados de manera deficiente, complican aún más la visión general y fuerzan al ojo indebidamente.

¿QUÉ HACER?
* Si leés y/o trabajás con pantallas electrónicas, elegí hacerlo en lugares con buena luz natural ya que la iluminación artificial cansa más los ojos.
* No te expongas por mucho tiempo a pantallas de ningún tipo. Si tenés que hacerlo cortá, por cada hora de exposición, unos 5 minutos para descansar la vista y la espalda.
* Ubicá las pantallas chicas a no menos de 50 centímetros de tus ojos y en un ángulo de 45 grados respecto de ellos; los celus a 30 cm y las tablets a 40 cm.
* Ubicate en ambientes ventilados y evitá exponerte por tiempo prolongado al aire acondicionado o calefacción.
* Usá anteojos de sol tanto en invierno como verano; y siempre recetados o de buena calidad.
* Descansá bien y por un mínimo de 6 horas diarias.
* No manejes por muchas horas seguidas durante la noche.
Y por supuesto, visitá al oculista ante la aparición de síntomas.

¿Y CADA CUÁNTO HAY QUE IR AL OCULISTA?

Hay que visitar al oftalmólogo en cuanto tengamos cualquier tipo de disminución visual anormal y persistente, sin perder el tiempo. Pero cada edad tiene su frecuencia mínima que si respetamos, nos estaremos asegurando una buena salud ocular.

DE LOS 0 A LOS 10 AÑOS: Los niños (aún aquéllos que no tienen problemas visuales) deben ser controlados oftalmológicamente al nacer, a los 6 meses de vida, entre los 3 o 4 años, y luego periódicamente durante la escolaridad. Es por ello que los controles del recién nacido y al ingreso escolar forman parte de los chequeos médicos obligatorios.
Es tarea de los padres el estar atentos a la evolución del sistema visual del niño y saber valorar a tiempo los indicios que nuestros hijos puedan mostrarnos de que algo no funciona.
DE LOS 10 A LOS 40 AÑOS: se recomienda visitar al oculista una vez cada 2 años como chequeo de rutina; es necesario hacerlo al menos 1 vez al año si se es diabético, si se tiene alguno de los defectos oculares o si se usa anteojos; y de manera urgente si se experimenta una pérdida súbita de visión.
DE LOS 40 A LOS 60 AÑOS: se mantienen las mismas recomendaciones y se agrega el control de presión intraocular para evitar glaucomas.
DE LOS 60 AÑOS EN ADELANTE: se recomienda hacer la visita 1 vez al año para prevenir o detectar a tiempo el inicio de enfermedades oculares propias de la tercera edad como catarata, glaucoma o maculopatía senil que podrían provocar disminución gradual de la visión.

WEB-img-Especial-ojocansado

PARA PENSAR…
Estadísticas varias muestran que nuestros hijos pasan un promedio de 4,5 hs viendo tv y 1,5 hs frente a la compu cuando los profesionales de la salud afirman que los menores NO deberían pasar más de 2 horas al día frente a una pantalla, cualquiera sea.