NOTAS

PROTECTORES SOLARES

Tu piel merece que la cuides y acá te damos las claves para hacerlo como corresponde conociendo a fondo los protectores solares.

04/12/2012 - Revista El Vocerito
protectores-solares

Se vino el calor, los días al aire libre y la época del año en la que, aunque no querramos, el sol pega fuerte. Tu piel merece que la cuides y acá te damos las claves para hacerlo como corresponde conociendo a fondo los protectores solares.

Antes que nada, unos datos

Los protectores solares protegen nuestra piel de las radiaciones ultravioletas (rayos UV), tanto de las que provocan un daño directo (las UVB) como indirecto (UVA). El propio cuerpo, gracias a la proteína p53, se proteje naturalmente de esa agresión pero las exposiciones excesivas por largos períodos de tiempo, sin protección o durante las horas más fuertes del sol, producen que esa defensa sea insuficiente.

El FPS (Factor de Protección Solar; ó SPF en inglés) de un protector marca el porcentaje de radiación que el producto bloquea: los protectores con FPS 15 bloquean el 93 % de radiación solar; los FPS 30, un 95 %; y los FPS de 50 o más, un 97,5 %. Los protectores 30 protegen el doble de tiempo que uno de 15; y por debajo de este último valor se considera que no reduce los riesgos de envejecimiento prematuro o enfermedades de la piel.

Ningún protector solar sustituye el beneficio que supone el no exponernos al sol por largos períodos de tiempo ni durante las horas de mayor radiación: no hay crema solar que pueda contra eso. Lo mejor es, además de usar protectores solares, cubrirnos del sol y exponernos sólo hasta las 11 y después de las 17 horas, lo que vale para hombres y mujeres.

Y no sólo es una cuestión de factores u horarios de expo-sición: también hay que cubrir la piel con un mínimo de 2 gramos de protector solar por cm2 de piel, porque de lo contrario no cumplirá con su propósito. Para medir fácil: el cuerpo de un adulto necesita 6 cucharaditas de crema para cubrirlo correctamente; y así, un pote de 200 ml no debería durar más de 1 semana cuando lo usamos diariamente (como en la playa). Además, para conservar sus beneficios hay que reaplicar cada dos horas los productos que son geles o sprays; cada cuatro las cremas más espesas; y siempre después de cada inmersión en el agua.

protector1

LA SOLUCIÓN

Si no te gusta embadurnarte no hay excusas para no usar protectores solares porque hoy el mercado ofrece geles, que son más livianos; o sprays, que hacen bien fácil la tarea de esparcir el producto y ¡son lo más!

Si tu piel es grasosa y notás que los protectores te sacan gra-nos, podés usar cremas sin aceites: son los productos que en sus etiquetas dicen “anti brillante”, “mate” o “para pieles grasas”.

Si te cansa usar muchas cremas en la cara elegí cremas hi-dratantes, antiarrugas y antimanchas que, además, tengan factor 50 de protección: ¡lo que se dice todo en uno!

Si sos de los que usan factor 50 en la cara todo el año, como recomiendan los dermatólogos, para evitar las manchas pero no te bancás que en esta época del año tu rostro esté igual de blanco que en agosto, calma que hay solución: usá cremas protectoras con color llamadas “efecto maquillaje” o “crema facial”.

Y si no te gusta el sol o tener que estar como un lagarto para conseguir un humilde tono apenas dorado, podés probrar con alguno de los muchos autobronceantes o estimulantes de producción natural de melanina, para cara y cuerpo, ¡y listo!

Y muy importante: consultá a un dermatólogo porque las pieles no son todas iguales y un profesional es quien te recomendará los mejores productos para cuidar la tuya.

protector2

RECORDÁ

  •  Que lo mejor es usar protectores distintos para la cara y el cuerpo porque la piel del rostro, cuello y escote es más fina, está más tiempo expuesta y, por ende, necesita como mínimo un factor 50: en el resto del cuerpo se puede usar filtros 15 o 30.
  •  Prestar especial atención a nariz y hombros; a contorno de ojos, que es una zona muy delicada; y a los labios, para los que hay productos específicos.
  •  Y, por último: ¡¡los empeines y las orejas existen!! Acordáte de ellos antes que se quemen y cubrílos con protector igual que al resto de tu cuerpo.

protector3

 

¿Te gustó? ¡Compartílo! Y nos encantaría saber tu opinión!